Nuestra Historia -

Declarado por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, el Hotel Colonial San Agustín se ubica en el corazón de el Centro Histórico de la Ciudad de Quito.

En 1934, la familia Espinosa adquirió la propiedad localizada en la Calle Flores N5-28 frente al Convento, Iglesia y Museo San Agustín. Desde entonces, La Casa San Agustín ha acogido a importantes figuras del tiempo al igual que a visitantes internacionales.

Inicialmente, La Casa San Agustín perteneció al Coronel Eleodoro Saenz Ribadeneira quien heredó la propiedad de su tía abuela, la famosa Manuelita Saenz, Ecuatoriana de la nobleza quien fue la confidente de Simón Bolivar "El Libertador".

En 1979, la hija menor de la familia, Rosita Espinosa y su esposo, heredaron la casa y la nombraron San Agustín, en honor al Patrono de la Iglesia San Agustín, la cual es una de las 7 Iglesias monumentales del histórico centro de Quito.

Nuestra Misión -

En el 2017, la administración del Hotel paso a manos de la tercera generación de la familia.  El Hotel Colonial San Agustín fue completamente renovado, manteniendo su arquitectura colonial intacta, sus habitaciones fueron equipadas con amenidades que ofrecen comodidad y tecnología de punta.

Con el objetivo de preservar la historia del Hotel Colonial, la  nueva administración se ha embarcado en la misión de promover y preservar el Centro Histórico de Quito, su cultura, tradiciones y diversidad de sus comunidades locales; así sus primeras iniciativas se refleja en sus operaciones, todos sus productos son adquiridos de pequeños negocios locales, los muebles fueron elaborados a mano por artesanos ecuatorianos, las artesanías exhibidas en el lobby del Hotel son elaboradas por miembros del equipo de trabajo que son originarios de varias comunidades indígenas del Ecuador.

Nuestra prioridad, es mantener una cultura de trabajo que apoye a la inclusividad, a las comunidades indígenas, y a la igualdad de los derechos de la mujer.